Tips para que no te nieguen la posada con tu perro

Las fiestas decembrinas ya están a la vuelta de la esquina y aunque por lo general mi ánimo en esta temporada se asemeja mucho al del famoso Grinch, este año la perspectiva es muy diferente por dos motivos. Primero, ¡al fin tendré vacaciones en el trabajo! Segundo, y el mejor de todos, en esta ocasión compartiré las fiestas con un ser muy especial que se ha integrado a la familia; mi perro Max.

perro

Hasta hace algunos años, encontrar un alojamiento en el que aceptaran mascotas era más difícil que hallar posada en el camino a Belén. Pero ahora, con la ola pet friendly que ha inundado muchas de las principales ciudades turísticas del mundo, la idea de relajarte con tu mejor amigo en la playa de un hotel de Cancún centro (o en el destino que prefieras) ya no se antoja a sueño imposible.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que la categoría pet friendly no es sinónimo de que todo tipo de mascotas estén permitidas (las más comunes son perros y gatos), y ni siquiera de que el lugar tenga todas las condiciones necesarias para recibirte con tu amigo. Por ejemplo, hay hoteles que sólo te dan la facilidad de que tu mascota duerma y permanezca en la habitación, pero no te permiten pasear con ella por el resto de las instalaciones.

Antes de que te lances a la aventura con tu amado can e incluso antes de que reserves en el primer hotel pet friendly que te parezca bonito, te recomiendo aplicar los siguientes tips, para que los dos realmente disfruten de unas merecidas vacaciones.

  1. Infórmate muy bien de los servicios y las restricciones del hotel pet friendly

Como ya mencionaba, la mayoría de los hoteles en esta categoría sólo admiten perros y gatos, porque son las mascotas más comunes y las que pueden ser más fáciles de aceptar para los otros huéspedes. Pero las restricciones no se quedan ahí; por lo general suele haber límites en cuanto al tamaño o el peso del animal (sobre todo en el caso de los perros). También podrás encontrarte con que tu perro o gato no serán admitidos en todas las áreas del hotel. Y probablemente deberás cumplir con requisitos como la presentación de un certificado de salud y vacunación.

Mi consejo es que revises muy bien todas estas condiciones; de preferencia, habla o escribe a la administración de los hoteles, aclara todas tus dudas y selecciona el alojamiento en el que tú y tu perro puedan estar más cómodos, seguros y con mayores posibilidades de pasar tiempo juntos.

perro-playa

  1. Investiga qué opciones recreativas hay en el lugar para tu perro

Si no tienes más opción que hospedarte en un hotel muy restrictivo, en el que tu perro sólo podrá estar en la habitación, busca opciones para divertirte con él fuera del alojamiento. Investiga si hay parques cercanos o playas en las que sí admitan mascotas; busca restaurantes y lugares a los que puedas ir con tu perro e incluso alternativas de guarderías o estancias, en las que pueda pasar algunas horas y relajarse a su manera.

  1. Prepara su equipaje

Por más amigable que sea el hotel, seguramente necesitarás llevar algunas cosas para que tu amigo esté cómodo; un cojín, una manta, su juguete favorito, platos para su comida. No se trata de llevar la casa a cuestas, pero sí de contar con lo esencial para que tu perro se sienta como en casa.

No te olvides de la comida, los premios y, muy importante, las bolsas para recoger sus heces. Y ya que hablamos del tema, recuerda informarte de cómo manejar estos desechos en cuanto llegues al hotel.

  1. Prepara a tu amigo para el viaje

En otro post mencionamos la importancia de llevar a tu perro a un chequeo médico antes del viaje. Ya que estás en eso, aprovecha para llevarlo a la estética o darle tú mismo un buen baño, con un champú anti-pulgas. Esto, tanto por consideración a tus compañeros de viaje y a los demás huéspedes, como para cuidar a tu amigo, pues así estará más protegido contra cualquier cosa que pudiera pescar durante la estancia. Cuando regresen de las vacaciones, revísalo y aséalo de nuevo.

perro-playa2

  1. Disfruta con tu perro

Por más aventurero que sea un can, un viaje hacia un lugar desconocido es una experiencia estresante. Ya que pasará por esas tensiones, asegúrate de que disfrute y no lo lleves al otro lado del país o del mundo, sólo para dejarlo en la habitación.